Graduación

de Cristian Mungiu.

Martes 7 de agosto
16:00 y 18:30 horas

Entrada Liberada



Una delicada pieza de relojería

Corporación Cultural Arte+ lo invita a ver “Graduación” (Rumania, 2016), de Cristian Mungiu.  Con Adrian Titieni, Maria-Victoria Dragus, Vlad Ivanov, Valeriu Andriuta.

Duración: 128 minutos.

Galería Patricia Ready (Espoz 3125, Vitacura. Tel: 22953-6210).

SINOPSIS:

Romeo es un médico que dejó atrás las ilusiones relacionadas con su matrimonio y su Rumanía, destrozada por los acontecimientos. Para él todo lo que importa ahora es su hija, de 18 años. Tras los exámenes finales, la joven irá a estudiar a Cambridge, Inglaterra. En la víspera del examen, la hija es atacada en la calle. A partir de entonces, Romeo hará todo lo posible para garantizar que ello no perturbe el destino que ha elegido para su hija.

COMENTARIOS:

—Peter Bradshaw en “The Guardian” (RU): “Es una película magistral, llena de sutileza psicológica y peso moral (…) Una película compleja, muy inteligente, y un cuadro sombrío sobre un estado de depresión nacional en Rumania”

—Dave Calhoun en “Time Out” (RU): “Es un filme brutalmente honesto”.

—Javier Ocaña “El País” (España): “Implacable, demoledora, perfecta (…) Una obra mayor e inspiradora, complejísima y a la vez apasionante, que confirma la maestría del director”.

—Luis Martínez en “El Mundo” (España): “El cineasta se las arregla para confeccionar una delicada pieza de relojería muy cerca del desasosiego. (…) a la vez un retrato doloroso de Rumania y, de paso, una sangrante radiografía a la condición humana”.

—José Manuel Cuéllar en el “Diario ABC” (España): “Mungiu, con su cine escueto, frío, abrumador y sugerente, viene a contar el efecto dilatador que una mentira, un acto torcido, consigue en los músculos de la moral del individuo, capaz de tapar un pequeño desvío con otro mayor”.

—Javier Porta Fouz en “La Nación” (Argentina): “Lo que se relata con gran fluidez parte de la unión entre los conflictos, los personajes, el realismo, la precisión actoral, la puesta en escena (elaborada para que la interpretemos como simple), la prestancia y el aplomo de un director que se siente parte de una forma de hacer cine”.

—José Felipe Coria en “El Universal” (Colombia): “Sin atisbos de melodrama, Mungiu narra con fuerza visual contundente, como si su cámara fuera un bisturí (…) para dejar en cada plano la crisis emocional y social en carne viva, sin incurrir en lo panfletario. Magistral e inquietante”.

—Ascanio Cavallo en “El Mercurio” (Chile): “Con ‘Graduación’, Mungiu ha conseguido una película enervante y angustiosa, sobre todo porque instala emociones en el espectador antes que en los personajes”.

—Mabel Salinas en “Cine Premiere” (México): “Hasta hace no mucho tiempo, Rumanía vivía cercenada y oprimida por un comunismo que ahorcó la libertad ciudadana y diseminó vicios y traumas que a casi tres décadas de distancia de la caída del sistema siguen pisándole los talones a sus sobrevivientes. Estos acontecimientos y su proceso de sanación nacional han sido la fascinación temática del multiganador en Cannes, Cristian Mungiu, uno de los más importantes representantes de la nueva ola de cine rumano. Su sexto largometraje, Graduación (Bacalaureat), se inserta en esta propuesta argumental y parece ser una vía catártica para el también guionista.

Con este filme ofrece una serie de encrucijadas morales y confrontaciones éticas universales a partir de un microcosmos nacionalista e incluso –pese a que a primera vista este drama podría parecer una denuncia trágica sobre la descomposición burocrática y la corrupción– dentro de su lúgubre atmósfera, Mungiu opta por alejarse de sus preocupaciones iniciales para dejarnos vislumbrar un poco de esperanza, la misma que él parece sentir”.